Receta de Pavo al Horno

Receta de pavo al horno – Cocinar un pavo puede parecer una proposición de enormes proporciones, pero no tiene que ser. Es sólo una cuestión de paciencia y preparación. En esta receta vamos a curar un pavo congelado para que se vaya marinando mientras se descongela. Esto nos ahorrara 3 días.

Curar el pavo simplemente quiere decir frotarlo en sal. La regla de oro es de 1 cucharadita por cada 2 libras de carne. No hay necesidad de preocuparse de que la carne será salada ya que el pavo absorberá toda la sal y tendremos sabor hasta el hueso. Muchas veces el pavo puede ser desabrido y seco. Con esta técnica lesa saldrá siempre perfecto. A mi me encanta cocinar mi pavo de esta manera.

Una vez que el pavo este curado tendrá que dejarlo reposar a temperatura ambiente para que deje de estar frio. Es importante que cuando cocine un pedazo de carne tan grande este no este frio. Si lo esta no se cocerá de forma uniforme.

Siempre empiezo a cocinar mi pavo con la pechuga hacia abajo y en un horno muy alto. Esto hace que la espalda del pavo se dore y sella los jugos dentro de la pechuga. A los 45 minutos sacara el pavo del horno y lo tendrá que voltear en la asadera. Yo hago esto con dos secadores limpios. Simplemente cojo los dos extremos y lo doy la vuelta. Por favor tenga cuidado de no quemarse cuando haga esto.

Esta receta de pavo al horno es siempre perfecta y esto es lo que necesitara para hacerla:

Sirve a doce
1 pavo de 10 libras (4,5 kilos) — congelado

PARA CURAR EL PAVO:
5 cucharaditas de sal
1 cucharadita de polvo de ajo
1 cucharadita de pimienta negra
1 cucharadita de comino molido

Mezclar todos los ingredientes juntos y frotar generosamente a ambos lados de el pavo. Si está trabajando con un pavo descongelado ser más generosa en el área del pecho y en el interior de los muslos y aplique sal dentro de la cavidad.

Coloque el pavo en una bolsa grande dentro de una fuente y retire todo el aire. Ate la bolsa y meta el pavo al refrigerador.

Al segundo día – quite el pavo de la nevera y frótelo en ambos lados. No retire la bolsa.

Al tercer día – repita el proceso pero deje el pavo con la pechuga hacia abajo. Esa noche saque el pavo de la bolsa y seque completamente con toallas de papel. Colóquelo sobre una rejilla dentro de una fuente para hornear y devuélvalo a la nevera al descubierto. Esto permitirá que los ventiladores del refrigerador sequen la piel del pavo.

Al cuarto día – quite el pavo de la nevera y seque completamente con toallas de papel. Métalo a la asadera en la que lo cocinara. Retire las menudencias y el cuello. Deje el pavo en el mostrador por alrededor de una hora para permitir que alcance temperatura ambiente.

PARA COCINAR EL PAVO:
4 a 5 ramitas de perejil
½ cebolla pequeña – pelada
1 tallo de apio con hojas – partido en dos
1 taza de mantequilla derretida sin sal – dividida

Caliente el horno a 400 grados F (200 C). Seque el pavo una vez más y rellenar la cavidad con el perejil, la cebolla y el apio. Ate las patas con hilo de cocina si están flojas.

Cepille la parte delantera con un cuarto de taza de mantequilla derretida y de la vuelta al pavo. Cepille con otra cuarta taza de mantequilla.

Deje el pavo con la pechuga hacia abajo y coloque en el horno caliente durante 45 minutos. No cubra la asadera.

Retire el pavo del horno y baje el calor a 325 grados F (160 C). Inmediatamente cierre la puerta del horno para mantener el calor en su interior.

Muy cuidadosamente voltee el pavo. Use dos secadores limpios. Coja los dos extremos y vuélquelo. Por favor tenga cuidado de no quemarse.

Devuelva el pavo al horno por otros 45 minutos – sin cubrir.

Retire el pavo del horno y cepillar la parte superior con la mantequilla restante. Volver al horno por otros 30 minutos. Retire el pavo del horno de nuevo y rociar con los jugos de la sartén. Cepille una generosa cantidad de la salsa de chile (la receta está abajo) y tape la asadera. Cocine durante otros 30 minutos.

Retire el pavo del horno, rociar con los jugos de la sartén y añadir una capa delgada de la salsa. Inserte un termómetro de carne en la zona de los muslos cerca del hueso. Su pavo estará listo cuando registre 170 grados F (76 C). Ya debería de estar casi listo.

Devuelva el pavo al horno por otros 20 minutos. Asegúrese de supervisar la piel. Si ve que se esta dorando demasiado o quemando cubra la fuente.

Retire el pavo del horno y apáguelo. Cubra la asadera y devolver el pavo al horno apagado con la puerta entreabierta durante 20 minutos antes de cortarlo. Esto permitirá que todos los jugos se asienten.

Talle y sirva con la salsa de chile caliente en el lado si gusta.

PARA EL GLASEADO:
4 vainas secas de chile Guajillo – sin tallos ni semillas
4 vainas secas de chile árbol – sin tallos
¼ de cebolla pequeña – pelada
3 dientes de ajo pelados
3 clavos de olor
1 cucharadita de comino molido
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de vinagre de sidra
½ taza de miel
Un poco de sal
Pimienta negra

Coloque las vainas de chile en una sartén caliente seco. Apriete los chiles contra el sartén y dórelos ligeramente. Pasar a un bol y cubrir con agua hirviendo. Pesar hacia abajo con un plato pequeño y dejar en remojo durante 30 minutos.

Coloca los chiles remojados en una licuadora con la cebolla, los dientes de ajo y 1 taza del líquido en que se remojaron. Agregue el clavo de olor, comino y orégano y licuar hasta obtener una pasta suave.

Colar los chiles molidos dentro de una olla pequeña. Agregue el vinagre de sidra y la miel. Añadir la sal y la pimienta y mezclar bien. Traiga la salsa a fuego lento y cocine por 15 a 20 minutos hasta que espese y reduzca. Después de agregar la salsa para el pavo continuar a fuego lento hasta que tenga una consistencia de mermelada. Retírelo del calor.

Imprima su receta aca

Be first to comment