Suspiros de Merengue

Estos suspiros de merengue nos los trae mi consuegra Susa. Son bastante fáciles de hacer y verdaderamente exquisitos. Quizá lo que más van a necesitar es una buena dosis de paciencia. Por lo demás no hay mucho drama.

Nosotros les pusimos nueces picadas a nuestros suspiros pero la verdad es que no es necesario ponerles nada. Por otro lado, si gustan le pueden poner almendras o pistachos. Una delicia.

Uno de los pasos críticos en esta receta es la horneada. Todos los hornos son diferentes y es necesario estar vigilantes de sus suspiros. No tengan miedo abrir el horno puesto que no se les van a bajar ni nada por el estilo. En cuanto vean que sus merengues empiecen a endurecerse (golpearlos con la punta de su dedo) y están empezando a dorar (muy levemente, apague su horno. No retire los merengues hasta que el horno se enfríe puesto que se seguirán secando. Si no les salen bien la primera vez por favor no se desanimen y traten de nuevo. Con tiempo tendrán la técnica totalmente masterada.

Esto es lo que tienen que hacer para estos suspiros de merengues tan deliciosos:

Hace unos 48
½ taza de claras de huevo (unos 4 huevos grandes)
1 taza (200 gramos) de azúcar
¼ cucharadita de extracto de vainilla
1 taza (125 gramos) de nueces picadas

Caliente el horno a 250 F (120 C). Forre una bandeja de hornear grande con papel de pergamino o el interior de una bolsa de papel de supermercado.

Coloque las claras de huevo y el azúcar en un recipiente y colóquelo dentro de una olla con un vaporizador. Comience a mezclar las claras de huevo y el azúcar constantemente hasta que se incorporen. Después de eso, revuelva a menudo hasta que la mezcla se asemeje a un jarabe grueso. Esto tomará tiempo así es que sea paciente.

Retire las claras de huevo del fuego y empiece a batirlas a velocidad máxima. Batirlos hasta que tenga picos muy tiesos – cuando usted levanta sus batidores el merengue no debe caerse. Esto tomará unos buenos 5 minutos de batir.

Envuelva las nueces y el extracto de vainilla dentro del merengue. Comience a cucharear el merengue en la fuente preparada con dos cucharaditas. Forme para que tengan un pequeño pico encima. Deje suficiente espacio entre los merengues ya que van a crecer un poco.

Coloque la bandeja en el horno y hornearlos de 30 a 40 minutos – el tipo de horno determinará la cantidad de tiempo. Apague el horno tan pronto como el merengue forme una cáscara dura y empiece a dorarse (muy ligeramente). Deje el merengue en el horno apagado hasta que se enfríe por completo. Esto les permitirá secarse en el medio.

Retirar del horno y enfriar completamente. Guarde sus galletas de merengue en un recipiente sellado hasta por dos semanas.

Nota – usted puede utilizar este merengue para hacer los discos para las tortas o las cestas también. Omita la vainilla si el relleno tiene vainilla y omita las nueces. Dibuje los círculos sobre el papel pergamino y cúbralo usando una manga o churrera. Para el disco aplique una capa uniforme con su manga. Para cestas haga una parte plana y forme los lados. Hornear de la misma manera.

Imprima su receta aca

Be first to comment